independencia-cuadrado-3
Escribe: LAILA PECHENY

“Se levanta a la faz de la Tierra, una nueva y gloriosa Nación, coronada su sien de laureles y a sus plantas rendido un león” (Himno nacional argentino – versión de 1813)

Es 9 de julio de 2016. El presidente de los Argentinos, Mauricio Macri se encuentra en la Casa de Tucuman con motivo de la conmemoración de los 200 años de independencia Argentina. Se planta en la entrada y dice: “Acá es donde un conjunto de ciudadanos se animaron a soñar”. Las puertas son muy azules, y las paredes muy blancas. En el acto lo acompañan varios gobernadores de las distintas provincias. También se encuentra presente Juan Carlos I, rey emérito de España. Macri viste de traje muy negro, camisa muy blanca, corbata muy azul. “Claramente, deberían tener angustia de tomar la decisión, mi querido rey, de separarse de España” –  continúa el presidente Argentino,  dirigiéndose al invitado español,  mientras el sol le da de lleno en la cara, en sus ojos, muy celestes. A su vez, en la Biblioteca Nacional Mariano Moreno el gobierno Nacional ipresudente-muricio-bicentenario-tucuman-quinteros_claima20160709_0163_17naugura una muestra que repasa la historia Argentina de 1810 a 1816. Según la página Web y los folletos, se exhiben documentos históricos como las actas de la independencia y obras escritas por intelectuales europeos en el siglo XVIII y comienzos del XIX que formaron a la élite revolucionaria.  La exposición planea extenderse hasta diciembre

.

 

***

 

Para llegar a la biblioteca se tiene que: atravesar el parque de la entrada sin pisar el césped, doblar y  subir las anchas escaleras y luego atravesar la rampa curvilínea. Al ingresar por la puerta de vidrio hay un mostrador con dos secretarias. “La muestra de la independencia empieza por acá al costado, y continúa en el piso tres” – informan- “no hace falta registrarse para visitarla”.
41149_h350


***

Para llegar a la parte 1 se debe: despedir a las secretarias, cruzar el detector de metales y seguir por el primer pasillo de enfrente.
La sala recibe a sus invitados con garabatos de niños que dibujan la Casa de Tucumán, se lee en negro y grande “Independencia 1816 – 2016”. Abajo, una vitrina expone tres manuales escolares : “Figuritas – número extraordinario 9 de Julio de 1916-9 de Julio de 1937”, y dos números de “Epopeyas Argentinas”. También hay una línea del tiempo que recorre la historia desde 1808 hasta 1920. En la línea se contrastan los hechos que ocurren en el Río de La Plata y los hechos que ocurren en España y el resto de Hispanoamérica. En frente de la línea del tiempo, se delinea un mapa, apenas algo diferente del actual, de la parte norte del país que propone “elegí una ciudad y seguí el camino a Tucumán”. En el mapa hay flechitas y rutas que nacen en las distintas provincias, todas llegan a Tucumán. A su lado, un rompecabezas desarmado.  También hay adivinanzas, una pantalla con auriculares que no funcionan, retratos de distintos próceres argentinos, y un juego de mesa  con un tablero gigante, dos dados de peluche y fichas impresas en papel, llamado “El Camino de la independencia”. En la sala no están los documentos históricos que se prometían en los folletos y en la página de Internet, tampoco las memorias de los protagonistas de los eventos políticos y militares, ni la colección de la prensa que circulaba en el Congreso.

 

***

Para llegar a la parte 2 hay que: salir de la parte 1 de la muestra, volver al hall de entrada y tomar el ascensor o subir las escaleras hasta el piso 3 de la biblioteca.  Al pasar la puerta de vidrio hay una persona de seguridad sentada en un mostrador preparada para recibir gente. La sala es grande, pero está vacía, solo hay unas pocas personas pintando de blanco las paredes. No hay rastro de la muestra de la Independencia que habían indicado las secretarias de abajo, pero el piso es el correcto. “Acá levantaron todo el 1 de Septiembre”- dice la de seguridad – “la muestra terminó –  se frota los ojos y mira a sus compañeros que pintan  – “no debería decir esto, yo soy tercerizada pero…”- hace silencio, medita si decirlo o no hasta que finalmente sentencia- los de abajo no saben nada de lo que pasa arriba”.



Anuncios