Escribe: Víctor Tapia

Agradecemos a nuestras fuentes bibliográficas: los coleccionistas Juan Lirman, Fernando Porfidia y Nicolás Zappa. 

Universo Epígrafe continúa rescatando los primeros temas de soul y funk que se compusieron e interpretaron en Argentina. La prensa especializada se ha encargado de enterrarlos en el olvido, pero ellos se resisten a morir. Hoy les traemos seis joyitas que se encuentran dentro de lo mejor que estos géneros han dado al país. Un poderosísimo trío de Mar del Plata, un exquisito cuarteto vocal y un tema compuesto por un cantante venezolano junto al maestro Spinetta son algunos de los tesoros develados en esta nota.

timthumb

Mar del Plata no es sólo un destino de vacaciones peronistas, playas atestadas de gente  y renombrados festivales de cine . También es la cuna del Trío Galleta, formación que en los años 70 grabó algunos de  los mejores álbumes de la historia del soul argentino. Carlos Iturbide le dio una marca distintiva al grupo merced a su poderosa voz, que poco tiene que envidiarle a los cantantes clásicos del género.  Los periodistas acusaron a los Galleta de copiar a Creedence ; la revista Expreso Imaginario defenestró su vuelta a principios de los 80, metiéndolos en la misma bolsa que los artistas “grasas” y “comerciales”. Pero la realidad distaba mucho de estas opiniones conservadoras, que criticaban a la agrupación por atreverse a tocar una música que podía ser bailada. El mejor testimonio a favor de la banda es Galleta Soul , un registro crudo y directo con ocho composiciones propias y cuatro covers, del cual elegimos escuchar su imponente comienzo. Las composiciones de Iturbide y Conte representan unos de los puntos más álgidos a los que llegó el rock argentino en 1971.  La formación del grupo era la clásica de los power trío: voz y guitarra por un lado, bajo y batería por el otro.  Los muchachos de Mar del Plata no necesitaban mucho más para hacer bailar tanto a Argentina como a Brasil, país en el que gozaron de un inusitado éxito.

Sabemos muy poco de los Escalation, una banda que realizaba fantásticos covers de soul a principios de los 70. Nunca pudieron grabar un disco de larga duración: sus versiones se encuentran perdidas en cuatro simples y un EP ,  nunca reeditados en CD.   Pero al menos  pudieron dejar registrado  un tema compuesto por Nicolás Eugenio Stigliano, que se encuentra en lo mejor de su breve discografía. El riff tocado por los vientos  y la impecable voz del cantante son las dos marcas características de este tema pionero, incluido en un EP de Music Hall compartido con varios artistas argentinos famosos en la época. Agradecimientos a Fernando Porfidia, quien subió este video a Youtube.

Los Tíos Queridos poseían todas las características para ser ignorados y burlados por los rockeros: un grupo apadrinado por Palito Ortega que hacía canciones pegadizas y bailables. Esto no les impidió grabar seis discos , batir récords de ventas y sorprender con las armonías realizadas por  las cuatro voces de la banda: las hermanas  Elena e Isabel Motti ; Joe Borsani y Roko, quien reemplazó al miembro fundador Ricardo CatarineuLos Tíos tuvieron algunos  cambios de formación y se fueron a España a fines de los 70, pero antes de que eso sucediese crearon uno de los mejores temas de soul que se hayan cantado en español.  Por eso Vuelve, Por Favor es una composición maestra de Joe Borsani y José Rossino,  en la cual los  vientos  y el excelente solo de guitarra dan un acompañamiento tan frenético como preciso a las hermosas voces de las Motti.  La canción es de 1971, pero la alegría que imprime sigue siendo tan actual como entonces. Agradecimientos a Nicolás Zappa, quien rescató esta pequeña gema.

Pot Zenda fue el pseudónimo con el que el público argentino conoció a un venezolano llamado Alfredo Aldo Pérez.  Pese a que tuvo una larga carrera musical en nuestro país, sólo pudo grabar unas pocas canciones de su repertorio. Integró el Club del Clan bajo el pseudónimo de Perico Gómez y dio a conocer en este popular programa canciones características del norte de Sudamérica. Entre ellas se contaba La Pollera Colorá , clásica cumbia colombiana que hasta Bart Simpson bailó. Antes de volver a Caracas en 1973, brilló como participante de la versión argentina de Hair,  quizás el musical más hippie de la historia; su versión en español de la canción Aquarius musicalizó a la obra en la que desfilaron Valeria Lynch y Horacio Fontova. Pero no sólo de astrología y hippismo vivió Zenda: en 1971 grabó para el mítico sello Mandioca un simple con dos canciones de fuerte influencia soul.  Una de ellas (Deja de Hacer Lo que Haces) fue compuesta por el mismísimo Luis Alberto Spinetta, quien en sus declaraciones públicas decía despreciar la música “complaciente y comercial”, epíteto despectivo bajo el cual Alfredo Pérez  bien podía ser englobado.  El Flaco cuestionó en una entrevista a Edelmiro Molinari por producir al venezolano, sin mencionar en ningún momento que él mismo se había encargado de componerle una canción:

“Edelmiro tocaba con equipos prestados, un día cobró una guita, y se apareció con un Fiat 600. Y le decíamos: ´Pero negro, ¿cómo no te compraste un equipo? ´ se puso a producir a Pot Zenda…” (Grinberg; 1977; p. 88)

El otro tema del simple se llamaba Quemándome el Sol en la Vereda;  Pot brilló en él con un magnífico estribillo , acompañado de un órgano y una guitarra eléctrica más que destacables.

El simple de Pot Zenda no fue el ùnico en que la influencia de Spinetta se hizo presente. Hielo fue una banda integrada por Guido Meda, quien había sido el bajista de Los Larkins.  Este grupo ignoto fue nada más ni nada menos que la prehistoria de Almendra: la nómina de sus integrantes también incluía a Spinetta  y a Rodolfo García  Solo llegaron a  grabar un acetato con dos temas cantados en inglés,  compuestos por Meda y El Flaco. 

Los Larkins cambiaron su nombre y se llamaron por un tiempo Los Mods. Spinetta Rodolfo García  se irían de la banda para formar Almendra junto a Emilio Del Guercio Edelmiro Molinari, quienes venían del grupo Los Sbirros. Pero esto no deprimió a Guido, quien decidió formar Hielo junto al baterista Guillermo Ditro y los guitarristas Fernando Colqui y Hugo Maturano. Sólo pudieron grabar un tema para el compilado Mandioca Underground y un simple en el  que se encuentra la espléndida canción Un Hombre de Hielo.  Dos minutos de pura alegría, en la cual podemos escuchar una letra que festeja el amor junto a unos vientos desbocados y un apabullante solo de guitarra.  No hay dudas de que el hielo de Meda realmente quemaba. Agradecimientos a Juan Lirman, quien recuperó este material.

Bibliografía consultada

Grinberg, Miguel. 1977. La Música Progresiva Argentina (Cómo Vino la Mano) Editorial Convergencia

Anuncios