Escribe: Víctor Tapia

Los especialistas aún no han esforzado por analizar las transiciones entre el rock “pesado”  de los 70 y el heavy metal de los 80.  Bandas como Billy Bond y la Pesada del Rock And Roll, El Reloj y Manal son citadas como algunas de las antecesoras del estilo de Riff, V8 Bloke. Sin embargo, aún falta detectar cuándo se produjo el quiebre exacto entre estos dos momentos de nuestra música. La pica entre “pesados y acústicos” y la caída en desgracia de los pesados a fines de los 70 no ayudan a echar luz sobre esta parte de la historia musical del rock. El exilio de Billy Bond y las malas críticas que recibieron proyectos fascinantes como Aeroblus de Pappo y Alejandro Medina, o Polifemo de David Lebón y Rinaldo Rafanelli prueban que los fines de la década del 70 fueron ingratos para la música pesada. El jazz rock, la música acústica y el rock progresivo ocuparon roles hegemónicos hasta la llegada de grupos muy disímiles entre sí  (Virus y V8, por ejemplo)que poseían una cosa en común: la valentía de  desafiar tanto a los géneros predominantes en el rock, como a la ideología conservadora propagada por la “contracultura” hippie. 

Universo Epígrafe se adentra hoy en algunas de las bandas más olvidadas del rock pesado setentoso, con la convicción de que su análisis permitirá reconstruir algunos de los eslabones perdidos de esta rica historia.  Gemas excelentes perdidas en simples, coveristas que difundieron a Black Sabbath y adelantados que mezclaron la militancia con el rock más crudo que se haya escuchado en la época son algunas de las sorpresas develadas por la nota.

Provos – Eva : la tentación que nunca se concretó

Provos fue una  banda argentina de comienzos de los 70 que podría haber llegado a ser uno de los grupos clásicos de nuestro rock si no se hubiese separado abruptamente.  Frankie Balart era el cantante que aportaba su inconfundible voz grave, siguiendo el estilo pesado de la época; los hermanos Toto y José “Pepe” Cino se encargaban de la guitarra eléctrica y el bajo.  El baterista José Luis González  fue quien tuvo la carrera musical más exitosa, al incorporarse a las filas de Orion´s Beethoven, legendario grupo que oscilaba entre el rock sinfónico y la música pesada.  Los Cino también integraron una banda en España llamada Salamanca, que lamentablemente no dejó ningún registro oficial.

provos

En cuanto a Provos, cabe recordar que actuó en el Festival BA Rock generando buenas críticas por parte del público y la prensa. Si bien la banda no grabó ningún long play, pudo dejar como legado un simple y un tema incluido en un compilado. Eva es la más destacable de estas tres canciones, gracias a su increíble distorsión y a su letra dedicada a la bíblica pecadora.  El notable puente  y el aceleradísimo final son algunas de las maravillas que esconde esta perla de los 70.

Experiencia – Slow Down: los acelerados que iban despacio

Experiencia es un grupo del que sabemos muy poco.  En 1970 editaron un par de simples cantados en inglés, que fueron  lanzados por la discográfica Music Hall. En estos discos podemos encontrar  una reversión de Slow Down (No Te Apresures), rock and roll compuesto por Larry Williams en 1958 e interpretado por los Beatles en Long Tall Sally, glorioso EP del año 1964. Los Experiencia decidieron agregar una energía muy pesada y oscura a este clásico, para lo cual se sirvieron de un imponente riff, comandado por un cantante tan enérgico como virulento.  También añadieron una sección instrumental, en la cual podemos escuchar un impecable sólo de órgano que recuerda a lo mejor de los Purple.  Un clásico del rock and roll fue convertido por Experiencia en una de las mejores canciones de nuestro rock pesado.

Diego y Aramis- Hablando del Miedo:  los adolescentes que desafiaban a Onganía

 Diego Villanueva y Pablo Toledo se conocieron cursando en el secundario y se hicieron rápidamente amigos por la pasión musical que compartían. Los vecinos de Almagro recuerdan verlos tocando en la vereda de Mario Bravo y Bartolomé Mitre, donde vivía Villanueva junto a su familia. La adolescencia les fue un incoveniente para tocar en La Cueva,  ya que los menores de 18 años no podía entrar en el mítico recinto. Billy Bond no se cansa de decir que por esa razón Tanguito no podía tocar, pese a que muchos periodistas mientan hablando de supuestas presentaciones en vivo del autor de ´La Balsa´.

hqdefault-1

Pero los chicos de Almagro no se acobardaron y pudieron grabar un simple para Emi Parlophone, bajo el pseudónimo de “Diego y Aramis”.  Los acompañó en arreglos Armando Patrono, director de una orquesta presente en discos de géneros tan disímiles al rock como lo son el cha– cha y el mambo. La combinación fue totalmente exitosa, como puede constatarse al escuchar “Hablando del Miedo”  , una olvidada canción que merece ser rescatada como una las mejores obras del rock argentino de los 70. El brillante ritmo impulsado por la guitarra eléctrica acompaña a una letra crítica y aguda, que denuncia el terror impuesto a la sociedad por un gobierno de facto debilitado por rebeliones populares de la talla del Cordobazo.  Algunas de las valientes frases compuestas por Villanueva sentencian :

A veces me siento un poco cansado de aguantarme siempre la estupidez, de agachar la cabeza”

Cuando aprietan tanto que no se puede usar el pelo largo y delirar, entonces algo raro está pasando. Tal vez sea miedo,  habrá que ver

Cuando las cosas se ponen pesadas, hay que dar la cara, nunca correr. Las manos apretadas, los ojos abiertos. El miedo lejos, la bronca acá.”

Pocas canciones de nuestro rock denunciaron de manera tan directa el terror perpetrado por los militares. “Lo importante era no ser de protesta, no lamentarnos de lo que pasaba, sino chocar”, recordó Diego en una vieja nota del ya extinto Suplemento Sí. Quizás hoy necesitemos recuperar un poco del espíritu de esta heroica canción de 1970.

La Banda del Oeste: los adelantados que mezclaron la locura con la militancia

(Las declaraciones de los integrantes de la banda fueron recuperadas de una nota publicada por el periodista Pablo Schanton en el suplemento Sí de Clarín, acreditada dentro de nuestras fuentes bibliográficas)

Jorge Villanueva, hermano de Diego, formó en 1970 uno de los grupos más atípicos del rock setentoso argento. El grupo se llamaba La Banda del Oeste, debido a que ensayaba en barrios como Once y Villa del Parque. En sus huestes estaba Poli Martínez, guitarrista que solía colaborar con Billy Bond y la Pesada del Rock And Roll.  Tocaron como sexteto en el festival BA Rock, pero luego de este concierto. cuatro integrantes (incluido Jorge) decidieron irse de la agrupación. Sólo quedaron el bajista Alejandro Marassi y el guitarrista Claudio Ravecca, quienes tenían que cumplir con un contrato para tocar en Vélez Sarsfield durante los los carnavales. Diego Villanueva se unió a la banda junto a un baterista llamado Cali, realizando una actuación exitosa y aplaudida.

La formación de la Banda del Oeste se convirtió en un power trío integrado por Marassi, Ravecca y Diego en batería/voz. Debutaron en agosto de 1971, en el Sindicato de Empleados de Comercio. Se dieron el lujo de tocar en el teatro IFT junto a Edelmiro Molinari, Luis Alberto Spinetta y los Orion´s Beethoven. Zaparon junto a Pappo , Black Amaya y Spinetta en el Colegio San Antonio; acompañaron a Sui Generis en el teatro Olimpia.

foto2_nota1

También tuvieron presentaciones en otros países: Diego y Alejandro escribieron  una ópera rock en Chile, antes de tocar como dúo acústico en la localidad balnearia de Quinteros.  El power trío también tocó en la confitería más importante de Concepción del Uruguay.

La banda fue apadrinada por  Manal y el productor Jorge Alvárez, quien intentó convertir a Diego en una estrella. El espíritu independiente de los muchachos del Oeste rechazó la propuesta , provocando que solo pudiesen grabar un simple. La música del grupo era muy extrema  para la época y superaba en aceleración a cualquier banda de la época. La revista Pelo los defenestró en una nota publicada en septiembre de 1972:”El trío parece estar demasiado exacerbado con el sonido, dejando de lado parte de la preocupación por la armonía y las calidades tonales que son la esencia de la música, más allá de los eventuales ritmos que se le impongan” 

bandaoeste

Pero el desprecio de Pelo solo obedecía a que La Banda del Oeste se había adelantado en más de diez años a lo que sería la música heavy en Argentina.  El choque era agrandado por las discrepancias de los músicos con ideología de la contracultura hippie. En palabras del propio Diego: “Éramos anti-hippies totales y no respetábamos los cánones del blues que estaba de moda”. Las diferencias no sólo eran musicales, sino también políticas: frente a un rock que se caracterizaba por despreciar la militancia , La Banda del Oeste se comprometió con la causa del peronismo sin renegar nunca de los ideales del pacifismo.  El trío tocó en las villas de emergencia colaborando con el Padre Mugica.

Posteriormente, el grupo se decepcionó con la vuelta del justicialismo. El festival frustrado del 31 de marzo de 1973 representó un momento cúlmine en este cambio irreversible. Dicho evento fue convocado para apoyar la candidatura presidencial de Héctor Cámpora y tuvo la particularidad de contar con la asistencia de los principales rockeros de la época. La primavera camporista podría haber roto por un tiempo con la clásica pasividad política de nuestros músicos. Pero la lluvia impidió realizar el show y se vislumbraron las primeras diferencias entre los rockeros y los militantes.  Villanueva recuerda: “Antes de que subiera La Pesada, unos monos me empujaron y tomaron el escenario para que el vice de la fórmula diera un discurso sobre la reforma agraria mientras nuestro público, que eran villeros, firestones, estrellas e intelectuales del rock, lo silbaba. Ese día se murió La Banda.” No obstante, Villanueva pidió en el escenario un minuto de silencio por Evita antes de dejarle el micrófono al candidato a vicepresidente Vicente Solano Lima. Terminado el discurso del compañero de fórmula de Cámpora, Diego leyó un pensamiento de Juan Domingo Perón sobre la juventud.

festival-peronista-1973

El terrorismo de la Triple A perpetrado durante 1974 puso un punto final al proyecto. Diego huyó al Bolsón y Marassi escapó a Francia. Ravecca  tuvo un destino mucho más trágico, debido a que padeció una terible crisis esquizofrénica. Pero ninguno de estos dolorosos hechos pueden impedir que La Banda del Oeste quede en los anales de la música pesada argentina. La virulencia de su propuesta ha quedado registrada al perfecto en sus dos grabaciones, las cuales maravillan merced al desmadre de la guitarra de Ravecca y la infatigable aceleración que imprimía la base rítimica de Marassi/Villanueva.

La Banda del Oeste también permanece escondida detrás de uno de los mejores trabajos de la historia del rock argentino. El Grupo Sur que acompañó a Miguel Cantilo en 1975 fue integrado por Villanueva y Marassi, junto al guitarrista Willy Pedemonte. Cantilo, máximo pilar de la protesta argentina, explicó por qué eligió a los indómitos muchachos para el álbum . “Para grabar el disco de mi banda Sur en 1973 llamé a la base de La Banda del Oeste porque eran los más jóvenes, los más viscerales de todo lo que había en ese momento”

           Bob Christian- Paranoid: el estadounidense que trajo a Sabbath al país

Todos creen que era Billy Bond, pero se equivocan. Bob Christian era el pseudónimo de un cantante estadounidense confundido a menudo con el líder de La Pesada. Grabó al menos seis simples y participó en dos compilados. El equívoco, utilizado por muchos vendedores de Mercado Libre para inflar precios, habría sido inventado por la revista Pelo para desacreditar a Billy. El dato, aportado por el coleccionista Julio César Gómez, muestra cómo las operaciones de la prensa de rock intervinieron para eliminar a la música pesada del mapa musical. Si a esto se le suman las críticas que recibieron la Banda del Oeste, Polifemo y Aeroblus, el panorama queda más que claro.

Pero el equívoco intencionado también falla a la hora de atacar a Bond. El estadounidense tuvo el honor de difundir a los Black Sabbath con una versión del clásico Paranoid.  A pesar de que el simple respetó las características pesadas y oscuras de la banda de Birmingham, tuvo un éxito inusitado de ventas y difundió la composición de una banda poco conocida en el país. La voz de Bob Christian y el infartante solo de la guitarra eléctrica tienen su lugar asegurado en cualquier historia que intente describir la evolución de la música pesada argentina.

Promesas que no se concretaron, joyas oscuras escondidas en simples y adelantados musicales que desafiaron al rock y militaron por un país mejor. La música pesada argentina esconde numerosas historias que esperan ser descubiertas para romper de una vez con todas con el silencio impuesto por los “periodistas” especializados. 

Fuentes bibliográficas:

http://edant.clarin.com/suplementos/si/99-12-24/nota_2.htmhttp://edant.clarin.com/suplementos/si/99-12-24/nota_2.htm

http://www.magicasruinas.com.ar/rock/banda-oeste.htm

http://www.niapalos.org/?p=6184

Fuente de las imágenes

i..ytimg.com/vi/VVDtelIwZy0/hqdefault.jpg

i.ytimg.com/vi/vNOMSLTE5TE/maxresdefault.jpg

edant.clarin/sulementos/si/99-12-24/foto2_nota1.jpg

magicasruinas.com.ar/rock/bandaoeste.jpg

pastillasdecolores.files.wordpress.com/2015/11/festival-peronista-1973.jpg

Anuncios