Universo Epígrafe presenta su nueva sección “Epígrafes Literarios”. Todos los viernes subiremos un cuento, una poesía, o cualquier tipo de texto literario enviado por nuestros lectores. Hoy comenzamos con la bella Leyenda de las Almas Gemelas, escrito por Antonella Leone, quien nos ha enviado al final del cuento una breve presentación personal. La página donde comparte sus creaciones literarias es https://www.facebook.com/resacaliteraria1

                        La leyenda de las almas gemelas

Había una vez en un mundo lleno de grises una pequeña y minúscula alma que se había cansado de vagar sola por la ciudad. Ella no creía en lo que le decían sus padres, sus amigos y todos los que la rodeaban: “Sácate de la mente esa tonta idea de elegir con quién vas a casarte y ser feliz, cualquiera es el indicado” La pequeña no creía en semejante cosa y le daba rabia que todos a su lado vieran aquello con normalidad, pues así era, cualquiera era el indicado. Las almas solas se cruzaban al instante con una alma e instantáneamente tenían una vida juntos, sin importar que recién se veían, ni dejando margen a un posible nuevo encuentro de seres. Todo era tan monótono y aburrido, nadie sentía nada, solo eran bultos grises caminando a la par sin una leve coincidencia. Y si bien ella era igual de gris que sus colegas no querían eso para su vida, sabía que era especial y tenía ganas de crear una nueva idea sobre la unión de dos seres. Deambuló por toda la ciudad buscando una mirada diferente de aquellas que veía, queriendo sentirse completa, tratando de ser diferente a los demás.

Así fue como dio la vuelta al mundo tres veces…Y nada. La gente seguía tan gris y fría como siempre. Triste, cansada y agotada se dejó caer en una roca, maldiciéndose a sí misma y pensando que quizás era ella la equivocada, que esas cosas entre dos bultos grises no existían, que eran todas fantasías producto de su mente tan creativa. -¡Ay!- Oyó una exclamación debajo suyo. La pequeña se sobresaltó y se levantó al instante. No era una roca donde se había sentado, sino otro bulto gris. El muchacho se incorporó y sacudió el polvo de su ropa, se lo veía bastante maltrecho, con la ropa hecha jirones y lleno de heridas.

– ¿Qué fue lo que te sucedió?– dijo la pequeña alma aún sorprendida.

– Nada importante, solo una tonta idea sobre el amor, pero me parece que eso no existe.

-¿Amor?- Contestó ella sin comprender -¿Qué es eso?

– Así le llamo a la idea de sentir algo por alguien, algo que sea más que una amistad, algo especial, que te haga revolver la panza, no sé. Por la única que siento eso es por Roma, mi ciudad, asi que decidí invertir el orden de las letras para ser original.

 La niña se quedó muda, no podía creer lo que estaba sintiendo en su cuerpo. Su estómago bailó, su rostro se enrojeció y comenzó a temblar. Sentía todo lo que había descrito el muchacho, sentía que era amor, y sonrió. Se sentaron y hablaron largo rato, ella le contó de su misión y de lo que sentía. Se vieron envueltos en charlas llenas de carcajadas y liberaron pensamientos que jamás habían dicho a nadie. La joven le contó finalmente su teoría sobre la unión de almas.

-Mmm…¿Algo así como almas gemelas?- se atrevió a decir el joven.

-Me parece excelente ese nombre- exclamó sorprendida.

La madrugada los encontró rápidamente, era hora de irse pero ninguno quería. Se tomaron de las manos y de pronto sus grises desaparecieron, sus ojos se tornaron de un libido azul brillante y su piel se volvió dorada y espectacular. Se abrazaron eufóricos y al despegarse de ese contacto se besaron y se fundieron en uno explotando por todo el mundo y dejando en cada rincón de la Tierra un poquito de ellos dos. Fue así como surgió el amor y la noción de las almas gemelas.

Quizás hoy también tú te encuentres gris pero eso no será para siempre, no desesperes, ya llegara alguien que le dé el tono que necesitas a tu vida, solo hay que observar bien los colores que tienes cerca. Mezcla, ríe y mánchate de luces, explota y haz dibujos. Y si te equivocas, o te confundes, no importa, pronto todo se aclarara, recuerda que el arco iris tiene siete colores y que el cielo los ama a todos por igual.

Por Antonella Leone. 

Presentación de la escritora

Mi nombre es Antonella y me encanta escribir lo que se ocurre y se me idea en la cabeza. Siento que la escritura es una descargar emocional y me ayuda a sentirme mas cerca de mi misma. Mi pagina de Facebook es “Resaca Literaria”. Ojala les guste el texto. Gracias!

Anuncios