“Me voy presentar asi como soy yo, llevando pantalones. ”

María Ramona Elvira Michel / Pedro Ángel Lugano

Escriben: Laila Pecheny y Víctor Tapia

A Mery parece que se la tragó la tierra: fue dinamita y estalló. En el año 64 grabó un simple que hizo vibrar a toda su generación: en él se podía escuchar a una mujer que se animaba a cantar rock con un tema compuesto por ella misma.  Nunca fue reeditado en CD o Cassette, y en 2009 fue subastado a 50 dólares en Ebay (al valor de hoy, serían 57,46 dólares; 894 pesos argentinos con 48 centavitos tomando el cambio actual). Pocos datos tenemos del resto de su vida:  fue maestra, pasó por el hogar de ancianas José Devoto de Palermo, y luego tuvo que irse a un hotel de Once. Si en el día de hoy viviese, tendría 79 años. No se sabe nada más. O quizás sí………

                                                 ………………………………………

Buenos Aires no será una megalópolis como Tokio,  pero posee la suficiente cantidad de habitantes como para frustrar una investigación sobre pioneros del rock and roll nacional. La reina del Plata es una cripta de historias bien enterradas que rugen por salir a la luz.  Revolver lo que estuvo en la basura durante muchos años suele molestar a algunos.  Más si hablamos de una mujer que se animó a  cantar rock tres años de lo que indica la historia “oficial”: Soy Dinamita es una composición propia en español que antecede al supuesto primer rock “nacional”, La Balsa. Por si fuera poco, todos los periodistas afirman que Gabriela fue la primera mujer argentina que grabó un disco de rock. Un dato totalmente falso, ya que Mery grabó un simple y varios flexidiscs siete años antes que Gabriela lanzara su primer simple.  Si bien no poseemos días precisos de los lanzamientos, podemos consignar que la letra de Soy Dinamita fue publicada por la editorial Guardia Vieja el 8 de diciembre de 1964, por lo que el simple debió haberse editado con anterioridad a esa fecha.

Son las 17h y  estamos caminando por Plaza Once, tras un viaje en un odioso colectivo 151 en que la gente hacía fuerza para que no se le cayesen los auriculares. Once: el barrio que no aparece en los mapas porteños. Los negocios de ropa conviven con la descomposición social. Los laburantes que vienen del tren  esquivan los puestos de la plaza, si es que no se tientan con un panchito. Y enfrente, obreros desmantelan un viejo símbolo de la historia del rock.  El bar La Perla, el lugar en que dicen que se compuso La Balsa, está cerrada por las obras que la convertirán en sucursal de una cadena de pizzerías.  ¿Será casualidad que al lado de ella estén pasando dos personas buscando a una mujer que supo rockearla antes  que Tanguito y Nebbia comenzaran a naufragar?

perla

                                      ………………………………………

“Eeey Eeey Dinamita, yo no soy muy bonita, pero en los corazones dinamita yo hago explotar “

Avenida Rivadavia, caminamos una calle sin hablar. Doblamos por 24 de noviembre y retomamos la conversación.  Pero en Yrigoyen al 3100 y monedas, volvemos a callarnos. La dirección donde debería vivir Mery Mitchell según el padrón electoral es un edificio grande con aspecto tétrico. “No anda el timbre” se lee en un cartel de cartón escrito a mano. Los vidrios están tapados con cortinas. Los ojos tímidos de un niño se asoman por una de las ventanas. 

Empleados de la gráfica, mozos de la cafetería y un portero muy copado, son los testimonios de esta crónica accidentada. Los primeros nos dicen que no tengamos miedo, que el lugar es un hotel familiar. En cambio, el portero nos dice que el mismo fue desalojado hace cinco años y ahora se está reconstruyendo de a poco.

IMG-20170307-WA0010

Fachada del hotel

A los pocos minutos llega Zelmar, el responsable de recuperar a Mery del olvido. Él fue quien la descubrió entre las antigüedades que atesora el Emaús de Isidro Casanova. Le habrá costado no más de cinco pesos, porque los argentinos todavía no habíamos devaluado. Zelmar es hoy una de las referencias más grandes del under argentino, gracias a su proyecto experimental Ácido Canario y su frenética banda Gualicho Turbio. Pero también es una de las personas que más tesoros del primer rock argentino ha rescatado. Su pasión por los discos ha permitido que hoy podamos escuchar en su canal de Youtube canciones fundamentales de nuestro rock,  que permanecieron olvidadas por décadas de oscurantismo. Mitchell es una de esas joyas llenas de polvo y mística, que hasta dos meses atrás no se podía escuchar en ningún sitio de internet. No todo está en la web.

zelmar garin

       Zelmar Garín             

                                 ………………………………………

Nos reímos con intriga y nervios. Zelmar toca la puerta, tomando la delantera. El niño nos habla corriendo la cortina y mirando asustado. No conoce a ninguna María Ramona Elvira Michel (nombre verdadero de nuestra querida rockera). Tampoco hay alguna anciana que viva en el lugar.

Por suerte hay un bar para ahogar nuestra desconcertación entre Camparis y soda de sifón. Pasamos más de una hora hablando de música, tanto de la pasada como la presente (y la futura también).  Pero nos interrumpe  el portero con el que hablamos antes, pidiéndonos la data para preguntarle al jefe comunal. Éste llega al toque, con muy buena onda y predisposición.  Lamentablemente,  tampoco vio a su vida a la rockera que estamos buscando. Mira el disco de ella con sus lentes, tratando de acordarse de si alguien parecido pasó por el hotel. Pero no hay caso. “Si estuvo, seguramente ya fue desalojada”. El sifón ya estaba vacío, tuvimos que pedir otro.

20170306_192440

Entrada del hotel

De nuevo Rivadavia, otra vez el quilombo de autos. Nos despedimos de Zelmar con un fuerte abrazo, contentos por su ayuda constante en el rescate de estos precursores  desdeñados por el periodismo especializado.  Nosotros  hicimos una caminata hasta Palermo: un poco de gimnasia tras el desencuentro no viene mal. ¿Los rockeros y primeros “naúfragos” no caminaban de Recoleta hasta La Perla?

Y ahí fue que nos acordamos: el padrón indica que Mitchell vivió en otra dirección, curiosamente ubicada en Palermo. Tratamos de acordarnos de ella:  El Salvador al….. ¿9030? ¡No, imposible! Esa calle no dura tanto. Internet no anda en nuestros celulares y tenemos que llamar a miles de amigos.  Hasta que uno de ellos (tras hacerse rogar un poco,hay que decirlo)  nos confirma que es en El Salvador al 4930. ¡Estamos a diez cuadras!

tapa_11    Disco solista de Zelmar

                            ………………………………………

“Me gusta conducir a gran velocidad, como no tengo carro en motoneta me verás”

Caminamos a los tumbos y cuando pasamos Scalabrini Ortiz, nos damos cuenta del tremendo contraste con Once.  Los puestos de choripán y las mercerías fueron reemplazados por Levi ´s y Complot.  El café de La Perla hizo lugar al sushi del bistrot.

¿Qué habrá al 4930? La duda termina a mitad de cuadra. El lugar es un asilo para ancianos: el Hogar José Devoto. Todo va cerrando: Mery pasó sus últimos días lejos del rock y las guitarras, pero cerca de los geriátricos y las pensiones.  ¿Habremos llegado a tiempo para solucionar esta omisión arrastrada durante 50 años?

20170306_220400

Fachada del Hogar José Devoto

Son las 21 pasadas. Le preguntamos a un cuidacoches, nos confirma que ahí viven ancianas, que cree que son solo mujeres. Tocamos timbre y nadie responde. Y cuando estamos a punto de dejar una carta, sale una señora grande. Nos saluda alegre, la hora le parece tarde. “No hay nadie de ese nombre, pero yo estoy hace poquito. Quizás falleció”. Nos confirma que no hay ningún encargado para preguntar. Y nos entretiene contando la historia de su vida: tiene 90 años “como Mirtha Legrand” y  es argentina, pero desde los cuatro años vivió en España. En su adolescencia volvió a su país en un barco “reclamada por Perón”.  Se llama Irma. Camina bastante bien, lo que nos animó a preguntarle si bailaba rock and roll cuando era joven. “¡Eso siempre!”, exclamó. 

  El trapito nos pregunta cómo nos fue y de paso nos comenta que él es músico. Está maravillado por la historia de Mery. “En esa época, el rock estaba prohibido, o bueno, más bien… te obligaban a cantar en inglés. Aparte, ¡ella era mujer!”  Un personaje macanudo, un melómano de la calle. Le dejamos el nombre del blog en un papel y lo despedimos contentos.

20170306_220436

        Entrada del asilo

       ……………………………………

“Me gusta usar botitas, peinarme con los dedos y bailar muy frenético el twist”

Bondi hasta casa (por suerte vino rápido), cena y sueño. El despertador suena a las 6, recordándonos que dormimos poco. En la hora de descanso laboral, visitamos un departamento de Belgrano en que vivía una mujer que compartía las mismas iniciales; pero no había portería. Cuando pudimos llamar al teléfono de la casa, nos confirmaron que la María Michel que buscábamos no vivía allí.

Las investigaciones no tuvieron resultado positivo esta vez, pero no nos desalentamos. Aún nos falta contactar al otro compositor del tema: Pedro Ángel Lugano (Giulio Lug), quien de vivir tendría 87 años. El mejor homenaje que le podemos hacer a Mitchell en el Día de La Mujer es escuchar y bailar este furibundo rockazo con voz rasposa,  ritmo acelerado y solo rockabilly.  Hay un vacío en la historiografía musical imposible de completar. Desde nuestro lugar, queremos reivindicar a Mitchell como una de las primeras voces femeninas rockeras de Argentina. Sin desmerecer a otras artistas que cantaron rock antes (Elder Barber, Violeta Rivas, Inés Jordan, Ámbar La Fox), debemos decir que ninguna había tenido una voz tan rocker como Mery. Además, ella participó de la composición del tema, marcando un hito histórico en la participación de la mujer dentro de un rock argentino siempre caracterizado por su machismo. Donde quieras que estés, te seguiremos escuchando!

“La vez que los muchachos me vieron balancear,  cantando con tanta locura, me empezaron a  gritar: Eeeeey Eeey Dinamita, Eeey Dinamita”

Fuentes bibliográficas:

Canal de Youtube de Zelmar Garín: https://www.youtube.com/channel/UC9T7a_vW–n_J_RPNBOCeBA

Los coleccionistas Héctor Bernardi y Gustavo Cáceres

http://www.popsike.com/MERY-MITCHEL-7-KILLER-Female-LATIN-Mod-GARAGE-Punk-60s/140367546201.html

http://sadaic.org.ar/obras.autor.php?codigo=68531

https://archive.org/stream/Boletin_Oficial_Republica_Argentina_2da_seccion_1965-01-29/1965-01-29_djvu.txt

Fuentes de las imágenes

4.bp.blogspot.com/-ysbOCmqWlOY/WHqDxd5IlfI/AAAAAAAAB4U/auPdnKzUg2koOl3zz5RpFgsbc3YK8Q1WQCLcB/s1600/Screenshot_3.jpg

acefalofestival.files.wordpress.com/2016/10/elat_2056.jpg

nosesorecords.com/tienda/wp-content/uploads/2015/07/tapa_11.jpg

 

Anuncios