Universo Epígrafe reproduce a continuación un racconto de todo lo publicado en el diario La Razón durante febrero de 1957, mes en el que se desarrolló en Argentina un verdadero  “verano del rock and roll”. Exceptuando algunos artículos mencionados en un trabajo académico de la investigadora Valeria Manzano, ningún libro de historia o periodista ha hablado de estos recortes. Chicos que eran detenidos por bailar rock and roll dentro de los cines, tangueros y barras que trompeaban a  los rockeros, avisos de concursos y discos, bandas totalmente desconocidas, rock and roll en Mendoza, Córdoba y Rosario….. todo esto y más desfila en esta nota que comprueba que el rock no nació con los Gatos en 1967!!!

ESCRIBE: Víctor Tapia

1 de abril de 1957. La Razón dedica una nota para fustigar al concurso de baile dirigido en el Luna Park por Lalo Schifrin y  Eddie Pequenino. Hemos hablado en extenso de este concurso en el blog , mostrando el programa de una de sus fechas (https://universoepigrafe.wordpress.com/2017/02/07/a-las-mentiras-se-las-combate-con-documentos-historicos/), compartiendo los videos de noticieros de época e indicando cómo un decreto que censuró el baile se justificó en los “desmanes” vividos en este evento (https://universoepigrafe.wordpress.com/2017/05/03/primicia-de-universo-epigrafe-recuperamos-un-decreto-de-1957-que-reprimia-y-censuraba-al-baile-del-rock-and-roll/) El coleccionista Carlos Molina nos ha revelado que el ganador del concurso fue el mismísimo Pajarito Zaguri, miembro clave del movimiento “contracultural ” de fines de los 60 que luego repudiaría a pioneros como Pequenino y Sandro. 

La historia oficial insiste en que el rock anterior a Los Gatos era “pasatista y comercial”, pese a que los concursos de Pequenino y Schifrin desataban la represión gubernamental. El diario La Razón no se quedó atrás y dedicó un ataque furibundo al recital en una nota titulada “El rock sacó anoche en estruendosa reunión, carta de ciudadanía porteña”

20170504_171207

Repasemos un poco de historia basándonos en la memoria del mismísimo Jorge Padín, el primer baterista del rock argentino e integrante de las huestes de Pequenino. Eddie se desempeñaba como trombonista y cantante de la orquesta de Lalo Schifrin, legendario pianista que en Estados Unidos sería el compositor de gemas como la música de Misión Imposible. Pequenino lo convenció de lanzar simples de rock bajo el pseudónimo de Mr Roll y Sus Rockers. Pese al éxito de ventas, Schifrin prefirió dar un paso al costado y dejar que Eddie siga usando el nombre con el que se había disfrazado la orquesta.

El perfecto inglés de Pequenino permitió que la gente creyese que Mr Roll era estadounidense. La radio Splendid reveló en un concurso la verdadera identidad del rockero y Eddie tuvo su propio programa radial los viernes a las 20:30 horas , un verdadero prime time en una época en la que la radio seguía siendo el medio hegemónico. Poseemos revistas Radiolandia de 1957 que confirman este horario, aunque no poseemos equipamiento fotográfico que permita capturar con precisión sus letras tan chicas. 

20170504_171225

Los primeros rockeros del país tocarían en boites y confiterías (en una de ellas,  los vio un jovencísimo Moris, quien decidió a a partir de entonces dedicarse al rock tocando covers de Presley con el anteriormente citado Zaguri). La música en vivo y los contratos con las radios le daban  a los músicos más ganancias que los discos. En ese sentido, la fecha de carnaval era el aguinaldo del músico (grandiosa frase de Billy Bond).  A Lalo Schifrin le encargan dirigir un concurso de rock and roll en el Luna Park, y le pide a Pequenino que lo acompañe. Eddie tocó más de lo previsto,  debido a que el público enloqueció con su propuesta.

Un diario amarillista y alineado con la dictadura de Aramburu  no podía dejar de manifestarse en contra del desenfreno rockero. Fue así como La Razón dedicó la nota que reproducimos a continuación, en la que ironiza constantemente contra el rock and roll  y asevera que no podrá reemplazar al tango. Como nota de color, cabe destacar que menciona la presencia de una cantante femenina y mezcla a Lalo con Eddie diciendo que la orquesta era dirigida por “Lalo Pecherín”.

Confundiendo la realidad con sus deseos, el anónimo periodista afirma que los incidentes que el rock creó en el exterior no serán vividos en nuestro país. Acusa a los bailarines de “traicionar la tradición”, debiendo reconocer con profunda consternación que bailaban muy bien.  Tras mencionar que los menores de edad estaban enojados con el intendente municipal debido a que una ordenanza los obligaba a retirarse a la medianoche del lugar, el reaccionario cronista los insta a abandonar el rock and roll por el trabajo: ” ¿En cuánto aumentaría la productividad si esa inagotable energía de los bailarines de rock se la aplicase al trabajo? “

Queda claro: el rock and roll de Pequenino, tildado durante años de “complaciente y comercial”, no solo antecedió a Los Gatos por diez años: también suscitó la represión de la dictadura y las críticas de la canalla prensa derechista, soportando una persecución ocultada por la “historia oficial”

Noche fuera de la corriente la de anoche en el Luna Park. A las 21, los escasos claros de las localidades de mayor precio se cubrían rápidamente, en tanto la tribuna popular estaba repleta, con mayoría aplastante de gente joven, muy joven, y muy bulliciosa, que con igual denuedo y uniformidad aplaudía que silbaba. En el tablado, una orquesta de jazz, la de Lalo Pecherín, ejecutaba sin dar tres segundos de tregua, piezas estridentes, para regocijo del público juvenil. Pero cuando José Soriano – buen actor cómico de nuestras revistas que prefiere ser animador- avisó que hasta las 23 no empezaría el concurso de rock and Roll, se notaron síntomas de impaciencia en las alturas.

Cantaba con la orquesta una criatura joven, bonita, y además, lo hacía bien, en pago de cutos atributos recibían silbaltinas tan uniformes que parecían ensayadas, y a las que ella respondía con gentiles intenciones.

Evidentemente, la cantante debe tener sobre la muchedumbre una opinión formada, que, lógicamente, se reserva. La comprendemos. la impaciencia sólo parecía calmarse cuando el animador anunciaba algún título con la palabra mágica… ´Bailando el rock ´, ´Cantando el rock”, y “Buggie en rock” (sic) y puesto que todo llega, llegó el momento de presentar en el tablado a los competidores en el Primer Gran Campeonato de ´Rock And Roll´. Organizado por el Luna Park, y del que saldrán los llamados a competir con los campeones de Italia y Japón, presentes en el certamen. Había en el local- no lo olvidemos- mucho público maduro y , en apariencia, formal. Es posible que les llevara la curiosidad por conocer esta danza que ha provocado en Francia e Inglaterra, escándalos que entre nosotros no se producirán, aunque desplace a un segundo término al tango. ¿Por qué no puede aparecer dentro de un tiempo prudencial un tango en que la mujer no se escape, y esta novedad suponga para el tango un resurgimiento?

Pero sigamos con el rock. Miremos con atención sobre el tablado en que aparecen alrededor de veinte parejas que en exhibición previa se lanzan al desenfreno del baile. Lo hacen bien, en justicia. Los pasos van de la acrobacia al contorsionismo, y las mujeres son manejadas como muñecos, sacudiéndolas en todas direcciones. Todos esos pasos han sido utilizados en distintas danzas por todos los bailarines que nos visitaron, pero lo curioso es que en el torbellino de locura, nadie olvida el ritmo y  el compás. Mucho tipo criollo en los bailarines, Algunos denotan con el color de la piel y la abundancia del pelo su origen mediterráneo. ¡Su supieran en el pago que está traicionando a la tradición! Pero sigamos. La segunda prueba, la definitiva, superó a la previa y señaló una preferencia. Uno de los bailarines, caracterizado con lentes que ayudaban a simular ceguera, con grandes patillas, bailó el rock tan bien o mejor que sus rivales pero en cómico, secundado por una pareja cuyo peso no parecía habilitarla para cumplir ejercicios de este corte.

Estos bailarines fueron los que merecieron los honores de entre las 25 parejas de la rueda final. Eran ya las 23:50, y por el micrófono se anunció que de las 24 a la 1 el público podía entrar a la pista, a bailar. Aplausos ruidosos.  “Con excepción- prosiguió el locutor – de los menores. “Es ordenanza municipal”  Silbidos más ruidosos. Aunque la ordenanza es de antigua data, el intendente perdió terreno en  la opinión de los menores. Es decir que los que iban a ir al asuelo y sacudir a sus compañeros dentro de pocos minutos serían  personas mayorcitas. Eso era superior a nuestras fuerzas. Huimos. Fuera del Luna Park, la regadora celestes se descargaba sin consideración. Huimos igual y mientras nos calábamos, un sencillo interrogante rondaba nuestra imaginación: ¿En cuánto aumentaría la productividad si esa inagotable energía de los bailarines de rock se la aplicase al trabajo?

2 de febrero. Se anuncia la actuación de doce bailarines argentinos de rock apodados The Big Rockers. Ningún libro de historia o artículo periodístico habla de este grupo.

+20170504_174336

4 de febrero.  Se publicitan “Reuniones de Rock and Roll en un ambiente de distinción” en el Club Social Rivadavia. La cita era los miércoles y viernes a las 20 horas en Rivadavia al 6465 (actualmente, una casa ubicada al lado de un local Onda Shop)

20170511_190510

6 de febrero . Se promociona la actuación del grupo Los Frenéticos del Ritmo en un club ubicado en Córdoba al 937 (actualmente, cafetería Havanna).  Ningún libro de historia o artículo periodístico habla de esta banda.

20170504_174837

7 de febrero. Se informa sobre la llegada de Bill Halley a Inglaterra y se asegura que él inventó el rock and roll.

20170504_175056

20170504_175059

20170504_175102

7 de febrero. Aviso de la película Rock Around The Clock (Al Compás del Reloj), protagonizada por Bill Halley.

20170504_183602

20170504_183606

7 de febrero. Aviso del concurso de Rock And Roll amenizado por Lalo Schifrin y Eddie Pequenino en el Luna Park. Se menciona la presencia del “Gran Ballet de The Rock And Roll”, “The Armoni Club”, “Los Frenéticos del Ritmo” y “Lizet Cairo”. Todos estos músicos nunca fueron mencionados en libros de historia o artículos periodísticos.

 20170511_191009

7 de febrero. Aviso de las reuniones rocanroleras del Club Rivadavia. 

20170511_191133

8 de febrero. La Razón informa que orquestas especializadas animaron un festival de rock and roll en el estadio de Gimnasia y Esgrima de Rosario (ocho años antes del disco de Los Gatos Salvajes). “Concurrieron varios millares de personas, los contorsionistas que ocuparon la pista no pasaron de una docena”. Se agrega que en el estreno del film “Rock – Rock- Rock” algunos mozalbetes “gritaron, silbaron y aplaudieron” en la sala.  Se explica cómo la policía reprimió a doce muchachos que se pusieron a bailar rock en el pasillo de una galería al término de la exhibición de este film en el cine Córdoba.

20170504_175250

8 de febrero. Aviso de las reuniones rocanroleras en el Club Rivadavia. 

20170511_191305

9 de febrero. Nueva publicidad del Club Rivadavia

20170511_191445

12 de febrero. El techo de un cine ubicado en la calle Las Flores 350 (Wilde) se derrumbó mientras se proyectaba el film Rock Around The Clock. No hubo heridos ni víctimas fatales, pero la función fue suspendida. La nota dice que durante las proyecciones del film “como se sabe, se baila el Rock and Roll”. Actualmente, donde estaba el cine se halla una casa situada entre una librería y un local de ropa. 

20170511_192104

14 de febrero. Se informan sobre las prohibiciones que ejercieron el Ministerio de Comunicaciones cubano, México y la ciudad estadounidense de Jacksonville sobre el rock and roll; en el último caso, se amenazó con cárcel a Elvis Presley. También se menciona una refriega en California. 

20170504_175932

15 de febrero. “El rock and roll, terror de la policía del Reino Unido” gustó a la Princesa Margarita. Se descalzó y agitó los pies y los brazos al ritmo del rock de la película “The Girl Can´t Help It”.

20170504_180053

Se informa que se estrenará en el cine Atlantic de Mar del Plata la película ´Rock Rock Rock´, que incluye actuaciones de músicos como Chuck Berry. 

20170504_180152

15 de febrero. Aviso de recital de Rock and Roll en la cancha de Atlanta. Tocan The Hot Jammers Dixieland Seven´s, The Big Rockers y  Los Macumberos con Naty (La Mulata de Bronce). Fue acompañado de concurso de baile con premios en efectivo de 1000 pesos. Se realizó el viernes, sábado y domingo a las 21 horas. Ningún artículo periodístico o libro de historia ha hablado de este concurso. De la única agrupación de la que disponemos datos es Hot Jammers: su pianista era el legendario “Baby” López Furst y su debut fue en el Hot Club. Los dirigía el trompetista Alberto Gómez Jurado.  

20170511_192726

15 de febrero.  Aviso del concurso de baile amenizado por Pequenino y Schifrin.

20170511_192543

17 de febrero. Aviso del concurso del Luna Park, etapa de semifinales. 

20170511_192900

18 de febrero. Una carta de lectores firmada por  diez integrantes de “La Barra de San Andrés”  critica al rock and roll tildándolo de “moda que en nada favorece al varón que se supone que tanto ha de serlo por dentro como por fuera”. Además de esta acusación que enlaza al rock con la homosexualidad, se cuestionó que se publicite periodísticamente este ritmo 

20170511_193140

18 de febrero.  Aviso del concurso del Luna Park

20170511_193028

19 de febrero. En Mar del Plata, jóvenes fueron estafados en el estadio Bristol. Les habían prometido la llegada de figuras internacionales como Freddye Bell, Bill Halley y Elvis Presley. Los chicos denunciaron el hecho en la seccional primera de la comisaría.

20170504_180532

19 de febrero. Publicidad del film de Bill Halley, Don ´t Knock The Rock (Celos y Revuelos al Ritmo del Rock)

20170504_180603

20 de febrero. Se informa que la policía inglesa acudió a un salón de baile en el que 500 niños protestaban por no permitírsele la entrada a una “sesión de rock and roll”

20170504_180640

20 de febrero. Publicidad de Don´t Knock The Rock.

20170504_180717

20 de febrero. Aviso del concurso de Rock And Roll amenizado por Lalo Schifrin y Eddie Pequenino en el Luna Park. 

20170504_180917

21 de febrero. Se describen distintos incidentes protagonizados por rockeros:

a) Chicos chiflaron contra la película ´Rock , Rock , Rock ´ debido a su mala calidad y quisieron pelearse con los acomodadores. A la salidad, bailaron rock and roll para mostrar cómo debía ser practicado éste.

20170504_182149

b) En el cine Ambassador (Lavalle 777) jóvenes bailaron en el sector de las plateas pullman mientras se proyectaba ´Don´t Knock The Rock ´, causando así la reprobación de otros asistentes.  Uno de los bailarines golpeó a un agente policial que quiso detenerle, provocando que fuese detenido y procesado por ” desorden, desacato y lesiones”

20170504_182159

c) Once menores de edad bailaron rock en la rotonda del obelisco a la 1:10. La policía los apresó y les instruyó sumario por “vagancia”. Poco tiempo después, ocho jóvenes fueron apresados y procesados por “desorden” debido a que bailaron en el hall del cine Normandie

 20170504_182203

d) En Mendoza, adolescentes bailaron durante la proyección de ´Rock Around The Clock ´y a las 2:30 de la madrugada se trasladaron a la Plaza San Martín. Bailaron toda la madrugada, provocando el enojo de los vecinos. 

20170504_182206

“El ´rock´, la moderna danza que se ha copado prácticamente las preferencias del mundo juvenil y que ha invadido salones y pantallas con una superabundancia amenazante, ha motivado ayer un inusitado episodio en dos salas céntricas, que por momentos tuvo toda la fisonomía de un pintoresco escandalete. Hablando del baile en sí, ya sabemos de qué se trata: algo a fuerza de espectaculares contorsiones, donde por cierto el ritmo y la coreografía pasan a mejor vida y todo queda librado a la mayor o menor habilidad de los bailarines, por cierto adolescentes, ya que tanto frenesí y bamboleo, muy poco favor pueden hacerle a la contextura ósea de los mayores. Entre tanto abundamiento de muestras importadas de los Estados Unidos, cuna del ´rock ´, el público busca aquello que puede ser no sólo una sensación, sino también un aporte para los conocimientos que va adquiriendo y que practica en cuanta ocasión se presenta.  En las salas Normandie y Metropolitan se anunció ayer la película ´Rock, rock, rock´, que tiene por subtítulo – tal vez a manera de ´carnada´- ´Bamboleo frenético ´. Por supuesto que la taquilla funcionó tan rápidamente, que en un santiamén quedó sin rollitos. Por lo pronto, el éxito de la función estaba asegurado. Pero, ¿justificaría la película tanto fervor del nutrido concurso? Estaba por verse… y se vio: nada de película en lo que a argumento se refiere – que ni siquiera esa habilidad tuvieron los realizadores- y sí un desfile de números de escasa posibilidad artística y prácticamente desconocidos para nuestra juventud ´rockariana ´que ya asimiló conocimientos más que suficientes para poder juzgar con ´autoridad´.

Al decir desfile de artistas, tal vez hayamos exagerados. Fueron pocos los números presentados y éstos, para justificar la duración del film, dieron varias vueltas,  y cómo ocurría en aquellas producciones que nos mostraban interminables desfiles, con extras a quienes veíamos pasar repetidas veces.. . El público, bullicioso desde que tomó asiento, se mantuvo al principio en una prudente expectación. Dejó actuar al primer intérprete, no sin antes haber cambiado varias veces de postura en la butaca: apareció el segundo y la consigna fue: ´a ver qué pasa con éste… ´, pero, al parecer se estaba saliendo de Guatemala y a poco de presentarse el ilustre desconocido, se entró en Guatepeor. ¡Allí comenzó el verdadero festival fuera de programa! Una estridente silbatina- en algunos casos no es manera de celebrar- dio a entender que algo se avecinaba. Algunas señoras comenzaron a alarmarse y tanto, que insistentemente miraban las puertas de salida. Los acomodadores pugnaban por apaciguar a los jóvenes en revuelta y hasta menudearon las amenazas y réplicas, alcanzándose a ver más de una perfecta guardia pugilística. Y lo peor fue que la película seguía proyectándose con una tenacidad digna de mejor causa. Así, en ese clima de resistencia activa; con esa lápida, que la concurrencia colocó sobre el sello del film, terminó la función, porque se creía que a la postre, ´algo ´aparecería en el escenario que atenuara tanto estrépito y disconformidad.

Cuando se encendieron las luces, vimos rostros congestionados. Eran los más iracundos adversarios de ´Rock, rock, rock´. No faltaron sonrisas- no sabemos si piadosas o de solidaridad con los bullangueros- y tampoco faltó en el reducido ámbito del pasillo, una pareja que filosóficamente se dio a una demostración de la nueva danza, quizás con intenciones de decirles a los artistas del film, cómo se baila el ´rock. Digamos, a modo de colofón, que espectáculos de esta índole, muy poco edificantes por cierto, poco y nada aportan al  grado de cultura nuestro público, haciendo la salvedad de que en este caso, es el público que le queda exento de culpa y cargo. No es lícito  explotar algo que es sensación del momento, con recursos subalternos. Nosotros, no bailamos el ´rock´, ni formamos en las caravanas de gente joven que concurre a estos espectáculos y los aprueban, como no sea por una obligación específica. Pero estamos decididamente con quienes, como ayer, han procedido de un modo sino contundente – al borde de ello se estuvo.- por lo menos inflexible, en su propósito de no aceptar que se les dé- al precio de  otras películas similares aceptables- algo que no es artístico, que no es novedoso y que no es precisamente, ´rock´.

Pero ahora resulta que mientras todo esto ocurría a raíz de que  no satisfizo la película estrenada en los cines  Normandie y Metropolitan, en el cine Ambassador donde se exhibió otro film ´Celos y revuelos´, en la que también se baila el rock ´, hubo asimismo  otros espectáculos con intervención policial y ésta ha dado a conocer al respecto, la siguiente  información.

Ayer , a las 17: 30 , durante una función cinematográfica en el cine Ambassador, Lavalle 777, donde se pasaba una película en la que se ejecuta música, denominada ´rock and roll´, un grupo de jóvenes parejas que ocupaban el sector de las paleas pullman, aprovechando un entreacto, se pusieron a bailar. Se originó entonces una violenta disputa entre varias personas opositoras a esa danza, dando ello motivo a la intervención del agente. Alberto Torocal, de la comisaría primera, y del acomodador de la sala Juan Morisa, quienes trataron de calmar los ánimos. En tales circunstancias, uno de los bailarines, Delio Alberto Amost, argentino, de 18 años, que vive en Rivadavia 9356, aplicó un golpe de puño al vigilante, por lo que fue detenido y conducido a la comisaría mencionada, donde se lo procesa por desorden, desacato y lesiones.

Pero eso no fue todo. Más tarde hubo otros procedimientos policiales. He aquí el parte oficial: En las primeras horas de esta madrugada, personal de la comisaría 3era realizó dos procedimientos contra varios jóvenes que se dedicaban a  bailar el ´rock and roll´. El primero de ellos fue a las 1. 10, en la rotonda del Obelisco, donde alrededor  de 11 menores de edad se hablaban entregados a dicha danza. La policía los condujo a la seccional mencionada, donde se instruyó sumario por vagancia, siendo entregados posteriormente a sus padres. Momentos después, en el ´hall ´del cine Normandie, se detuvo también a 8 jóvenes, que se hallaban en plena danza. Los detenidos, cuyos nombres se reservaron fueron procesados por desorden

El ´rock´ ha empezado a causar estragos en esta ciudad. Una sala cinematográfica del centro exhibió la película ´Al compás del reloj´, en la que se ofrecen diversos aspectos del famoso baile. Al terminar la función, algunas parejas de jóvenes de uno y otro sexo, contagiados  por  lo que acaban de ver, se pusieron a bailar el  rock, en el vestíbulo de la sala, mientras que otras lo hacían en la calle. A las 2:30 de la madrugada,  el entusiasmo creció, llegando al extremo de trasladarse los bailarines a la Plaza San Martín, a una cuadra y media del cine en cuestión, y allí, sin música alguna y en medio de una algarabía fenomenal, estuvieron practicando el exótico y  epiléptico baile durante largo rato, hasta que les rindió el cansancio. El espectáculo, que fue presenciado por numerosos vecinos, ha sido objeto de censuras

21 de febrero. El film “Rock, Rock, Rock”  sufrió ” la rechifla general, que insinúa la poca estabilidad de este rock en la simpatía de los adictos a la moderna danza”. La película fue proyectada en los cines Normandie y Metropolitan . En cambio, Don´t Knock The Rock fue bien recibida en el cine Ambassador. “Tiene un´algo ´que lo hace llevadero y tolerante para el público, compuesto en su casi totalidad de adolescentes, y cuyo entusiasmo – a manera de espaldarazo para el film – los lleva a ensayar aspecto del nuevo baile hasta en la calle” La nota dice que el baile posee “actitudes simiescas y complciadas contorsiones”20170504_190116

21 de febrero. Concurso del Luna Park. 

20170511_193843

22 de  febrero. Nuevo aviso del concurso de rock and roll dirigido por Pequenino y Schifrin. 

20170504_181055

23 de febrero. Se informa que en Nueva York 200 policías disolvieron a miles de jóvenes que bailaron “desaforadamente” mientras veían un film de rock en el teatro Paramount. “[..] el desorden, que se vincula con un baile que ya tiene bastantes preocupados a los padres de familia, autoridades y especialistas en enfermedades mentales” Se critica a los jóvenes por romper los cristales de las boleterías y hay un lamento por haber mancillado el mismo lugar en que tocó Frank Sinatra. 

20170504_181151

23 de febrero. Una carta firmada por los “Amigos del Rock” critica a la “Barra de San Andrés”  que había cuestionado el baile del rock en otra correspondencia. Se preguntaban “si esos señores de la barra de San Andrés no bailan rock por antipatía a la juvenil danza o porque sufren de reumatismo”

20170504_190420

25 de febrero. Aviso del film Don´t Knock The Rock.

20170511_194356

27 de febrero . Se promociona el primer álbum de Elvis Presley.  Sello RCA Víctor, número de catálogo AVL 3037. Contiene éxitos como “Blue Suede Shoes” o “Tutti Frutti”.

20170504_181631

27 de febrero. Aviso del Metro Club 57. Ubicado en Cerrito al 458 , promete la realización de un “carnaval del rock” Actualmente, allí se ubica el local de ropa Crescent. 

20170504_181719

27 de febrero. Liberan a jóvenes mendocinos apresados por “alterar el orden en la vía pública, al término de la exhibición de una película sobre el baile denominado rock and roll”. Los muchachos bailaron en la calle frente a a la sala y se pelearon a puñetazos con “jóvenes partidarios del folcklore y el tango”.

20170504_181607

28 de febrero. Aviso de bailes de carnaval que incluyen un concurso de rock and roll, con premios en efectivo. La cita era en el Club de Amigos del Teatro, ubicado en Callao al 362 (actual Liceo Cultural Británico)

20170511_195106

Fuentes bibliográficas

El coleccionista Carlos Molina

Juventudes. Ha llegado la “nueva ola” : música, consumo y juventud en la Argentina, 1956-1966 / Valeria Manzano ; Cuerpos nacionales : cultura de masas y política en la imagen de la Juventud Peronista / Mirta Varela. Disponible en: http://www.perio.unlp.edu.ar/catedras/system/files/manzano._ha_llegado_la_nueva_ola.pdf

La Razón, febrero de 1957. Consultado en la Biblioteca Nacional.

Revista Pelo. Septiembre de 1973. Eddie Pequenino. El Rey Sudamericano del Rock. Recuperado en: http://www.magicasruinas.com.ar/rock/eddie-pequenino.htm

Revistas Radiolandia de 1957. Colección personal.

Testimonios del baterista Jorge Padín.

Anuncios