Universo Epígrafe se complace en compartir esta excelente nota del periodista y músico Kevin Palacio, redactada especialmente por el natalicio del terrible genio de Luca Prodan. Kevin no sólo ha dado un brillante repaso por la carrera de este italiano que incendió nuestro país, sino que reveló un dato pocas veces dicho: la “razón” por la que Prodan decidió vivir en el “barrio” del Abasto, la cual conecta con su pasado en Roma. El dato solo había sido mencionado al paso en un blog (http://lamusicaesdelaire.blogspot.com.ar/2009/09/prodan-antes-de-ser-luca.html) , sin mucha profundización. Aquí Kevin consiguió un testimonio del mismísimo Andrea Prodan al respecto. Pasen y lean!!

ESCRIBE: Kevin Palacio. Los testimonios de los vecinos de Prodan fueron tomados de la Revista el Abasto, citada en las fuentes bibliográficas.

¿Qué pensará de que su cara se haya vuelto un símbolo? ¿De tener la jeta en remeras, banderas, mochilas y más boludeces? Tantos graffitis que se han hecho de él, que llegó a este país en 1981 para escapar de la heroína. Si, heroína, esa falopa durisima como caballo. Allí en las sierras cordobesas que lo limpiaron entre nuevos amigos, Luca Prodan se volvió a conectar con la música, de la cual se agarró hasta el final de sus días.

Luca nació el 17 de mayo de 1953 en Roma, Italiase formó en el Gordonstown College, un colegio pupilo situado al norte de Escocia al que concurrieron hijos de la aristocracia y la realeza europea, como el Príncipe Carlos. Alto cheto el tipo que andaba con un pantalón hecho bolsa por San Telmo,  pero poco importa si Prodan salió de una familia con toda la torta. Lo que vale es la música que le dió a Argentina y sobre todo, la libertad que nos otorgó con ella.

prepo

A ese súper colegio también fue a parar Timmy Mackern, un argentino descendiente de escoceses. Él fue la persona que lo invitaría a vivir consigo a Córdoba, enamorándolo con una postal que Prodan recibió cuando estaba en un período muy jodido por el caballo y algunos golpes emocionales muy fuertes. Los muchachitos no tardaron en hacerse muy amigos durante esa infancia en el Gordonstown College, unidos tal vez por la simpleza de ser italiano uno y argentino el otro, muy resistidos por sus compañeros que los consideraban inferiores por estos detalles. De esta forma, el niño Luca de a poco fue formando su carácter y allí aprendió a tocar la guitarra, la trompeta y el piano, además de aprender  varios idiomas: inglés, italiano, alemán y luego el castellano que asimiló en Argentina. Un detalle que le mencionó a un periodista argentino durante una entrevista, donde le quisieron preguntar algo sobre su imagen de “reventado”.  Prodan cruzó al tipo que lo quiso verduguear y quedó inmortalmente grabado aplicandosela al “rápido” entrevistador.

La sensibilidad de Luca se contrastaba con su fuerza. Sus amigos y compañeros de banda lo recuerdan con la dulzura de un niño, que cuando se subía al escenario, se transformaba en una fuerza arrolladora. El Pelado era un rebelde tierno, que sobrevivió en cierto modo a su adicción a la heroína. Una droga que lo llevó a estar internado en grave estado en Londres durante 1970 y que además le había arrebatado la vida a su hermana. “Yo viví siete años en Londres y tuve que dejar todo y venirme porque la heroína me estaba matando. La heroína es la mamá eterna, es como el útero que te protege. Con ella no se jode, por algo es la segunda droga en importancia, la primera es el poder”, reflexionó en una vieja entrevista Luca.

sierra

A partir del golpe provocado por la ida de su hermana y su propio encuentro con lo más oscuro de las drogas,  el rebelde le dio un vistazo de cerca a la fría muerte, Luca recibió ayuda de sus padres para viajar a Argentina. Se instaló en la localidad de Nono, en las sierras cordobesas. Allí vivía su viejo amigo Timmy, quien sería el representante de la futura banda. Prodan pudo cicatrizar sus heridas y tirar atrás la heroína, aunque el caballo siempre lo siguió de alguna misteriosa manera. En el hermoso paisaje de las sierras cordobesas, Luca se reencontró con la música. En Europa había vivido intensamente una grandiosa época de bandas gigantescas y otras muy pequeñas que le hicieron llevar la expresión por el lado sonoro, Pudo tocar con su banda The New Clear Heads y hasta trabajó en la compañía Virgin Records vendiendo discos.

En el 81, con varias canciones a cuestas y dos discos solistas grabados de forma precaria en la casita de Nono, decide mudar a Buenos Aires la banda que sería más tarde Sumo. En ese entonces, el grupo estaba conformado por Germán Daffunchio, Alejandro “el Bocha” Sokol y su amiga inglesa Stephanie Nuttal . Particularmente, ya era un hecho distinto que hubiera una mujer en una banda de rock en Argentina. Además Sumo traía millones de detalles que los hacían único para lo que era la escena argenta de su tiempo. Luca rompía cabezas para los oyentes de la época con un punk bien inglés, avanzaba varios casilleros de ventaja a los demás con post-punk (al estilo de Estallando desde el Océano o Callate Mark) y hacía un reggae muy personal basado en la experiencia cercana que mantuvo con jamaiquinos y africanos en Gran Bretaña. La realidad era que el Pelado parecía de otro planeta con todo el bagaje que traía del exterior. Luego, la banda cambiaría bastante: Nuttal se volvería a Inglaterra por el conflicto de las Malvinas; el Bocha ya no sería un miembro fijo, sino que sería una especie de invitado frecuente. También se sumaron Alberto “Superman” Troglio a la batería, Roberto Pettinato en el saxo y los tipos únicos que son Diego Arnedo y Ricardo Mollo, en bajo y guitarra.

sumoo

Sumo se instaló primero en Hurlingham, localidad que ofició durante un tiempo como casa de la banda. El debut de la primera formación fue en el pub de El Palomar, Caroline, en Febrero del 82. Más tarde, Luca se movería entre una casona de San Telmo y el barrio del Abasto, donde vivió en variados conventillos, El más recordado de ellos fue uno de la calle Gallo, a metros de la estación de subte Carlos Gardel. Otros vecinos lo recuerdan como habitante de Agüero 492. Jorge, vecino suyo por aquella época, dijo que el Pelado vivió en distintas pensiones del barrio.

Su hermano menor, Andrea Prodan, recuerda: “Supongo que Luca sentía alguna sintonía con el viejo barrio y con aspectos de Roma. Él mismo había trabajado en el abasto de Roma (I Mercati Generali Ortofrutticoli), tras escapar de su Colegio en Escocia. Nadie remarcó esta ‘coincidencia’”.

El cantante de Sumo formó una relación especial con un barrio en el que vivían personas de clase baja y trabajadora, cerca del edificio que hoy es un gigantesco shopping pero que en esa época era un gran mercado. Quizás ese fondo y estética particular ayudaron a alimentar el cariño de Luca por el Abasto, un afecto que más tarde le sería devuelto y que él mismo plasmaria en la inmortal letra de Mañana en el Abasto. Félix, otro vecino del barrio en esos tiempos, afirmaba que “cuando funcionaba el Abasto, estaba siempre todo sucio y lleno de camiones”.

mercati

I Mercati Generali Ortofrutticoli

Andrea Prodan estuvo con su hermano en el barrio: “Yo conocí al Abasto en Diciembre de 1987. Fui con mi madre a conocer a Esther, una novia suya. Conocí el departamento de Gallo, pero no tengo recuerdos muy nítidos. Esther y su casita le brindaron refugio, un puerto seguro a Luca. Estar tan lejos de su familia viviendo una vida de Rock… sin red… no habrá sido fácil”, dijo Andrea.

Al Tano (como también le decían ) era común encontrarlo por las veredas tomando ginebra, la bebida con la que se podría decir que suplantó a la heroína. Félix y Jorge se acuerdan que se levantaba temprano (pese a que llegaba de madrugada) sin molestar y destilando alcohol por los poros. Él mismo reflexionó sobre eso: “Yo le hago la apología a la ginebra, pero ahora ya no quiero más. Nunca pensé que fuera el elixir de la vida, más bien es el elixir de la muerte, y te vas dando cuenta dentro de tu cuerpo, te vas dando cuenta que algo se está extinguiendo”.

Luca_Prodán_puerta_casa_Alsina_451

Además, Luca tenía un trato especial con las personas, era muy sociable cuando quería. Su hermano Andrea contó que los bares del abasto dieron a Luca el verdadero mapa de la vida porteña. Me comentó que los borrachines y los linyeras que compartieron tiempo y recuerdos con él fueron las personas “más sensibles e interesantes” que conoció. También recuerda que allí fue donde mamó a la “gente despierta” de Argentina. Era común llegar a un recital de Sumo y encontrarse un pelado con campera de cuero rotosa en la barra del lugar tomando un trago transparente. Y también era normal ver que ese mismo loco era el que subía y se transformaba en uno de los cantantes más fuertes del rock argentino. Un diferente.

El tipo que no se decía a sí mismo famoso, que caminaba por las calles que hoy llevan murales suyos (los cuales quizás le harían tirar carcajadas) seguro ni imaginó que tendría una placa y una calle con su nombre. Se levantaba temprano e iba hacia Humahuaca y Gallo (bar El Destino ) a tomar una ginebra, charlar con quien se encontrara y le pudiera hablar esquivando prejuicios hacia un loco, pelado y mal vestido, con cara de nene y una simpleza tierna. Filosofaba y hablaba de comida porque le gustaba mucho, no por nada sus cercanos lo recuerdan como buen cocinero. Y por supuesto conversaba de la música, el punk y el reggae. Recordaba que vió a Led Zeppelin y Pink Floyd en Londres, que estuvo entre el público cuando un fanático le tiró un ladrillo a Lou Reed. Dichoso el que haya charlado con Luca y dialogado con esa alma sensible en llamas, que ardio tanto y tan fuerte. Que se extinguió tan rápido, en su ley.

 

Fuentes bibliográficas

Testimonio de Félix, encargado del edificio en el Abasto donde vivió Luca Prodan. Revista El Abasto. Número 94. Diciembre de 2007. Disponible en: http://www.revistaelabasto.com.ar/94_encargado_de_Gallo_492_conocio_a_Luca_Prodan.htm

Fuentes de las imágenes:

upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/8f/Luca_Prodán_puerta_casa_Alsina_451.JPG/250px-Luca_Prodán_puerta_casa_Alsina_451.JPG

repstatic.it/content/localirep/img/inchieste/2014/11/24/122806712-4c54f8f3-a8de-4853-966b-5c1f74ad88a9.jpg

bucket.rollingstone.com.ar/anexos/fotos/81/1661881.JPG

assets.diarioregistrado.com/legacy/news/diarioregistrado/5453e54d0545a.jpg

i.ytimg.com/vi/6ETFfZom2gg/maxresdefault.jpg

revistaelabasto.com.ar/El%20Abasto_archivos/178/luca.jpgm

 

Anuncios