La juventud es un blanco fácil para las empresas que buscan flexibilidad laboral y trabajo sin regularización.

Escribe: L. Pecheny

Es un hecho que la problemática del  trabajo joven aún hoy continúa vigente. Esto se evidenció en la feria expo empleo-jóven realizada en la Rural donde una marea de jóvenes hicieron fila para dejar su CV. Según un reciente informe de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Católica Argentina (UCA), llamado “Estrategias para enfrentar la discriminación laboral que afecta a los jóvenes”,   un 55% de los jóvenes argentinos menores de 24 años sufre severos problemas de empleo.


“La mayoría de los chicos de mi edad trabajan en negro, con horarios malos y sueldos peores” – reveló G.G (20), secretaria de un consultorio pediátrico,y  quien además los padece en carne propia. La muchacha nunca firmó un contrato y su salario no llega al mínimo. Su hermano F.G (19), técnico de una importante multinacional de comidas rápidas, tiene la suerte de poder trabajar en blanco, pero sin embargo esto no le evita otro tipo de inconvenientes. El adolescente expresó que su mayor indignación proviene de cuando debe quedarse horas extras no remuneradas para terminar alguna tarea.

expo-trabajo-joven-en-la-rural-1920-2

La cuestión ya había sido detectada en el 2004 por la Subsecretaría de Programación Técnica y Estudios Laborales del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTEySS) en un diagnóstico sobre el desempleo juvenil. En dicho informe se expresaba que los jóvenes sufren de una mayor incertidumbre económica y social, que tiende a expresarse en una gran vulnerabilidad a quedar sin trabajo, pues según el estudio, la probabilidad de desempleo en adolescentes es cuatro veces la de los adultos. Tal es el caso de I.M.L(19), quien fue contratado a prueba por una una muy conocida cadena de cines. Los ingresantes debían firmar cada quince día un certificado de pre-despido. I.M.L fue obligado a abandonar su puesto a los dos meses junto a 20 compañeros más. El muchacho cree que esta  política tiene se debe a una táctica de la empresa para no efectivizar al personal.

 

media-photo_5930301cd669e67b19cf4b4c_640w
Fuente: Diario Registrado.com

En el texto anteriormente mencionado, también figuraba que la mayor parte de los jóvenes desempleados provienen de hogares de escasos recursos, generándose una transmisión intergeneracional de la pobreza. Otro motivo que figura es la temprana e inestable inserción en el mundo del trabajo que constituye un determinante en el desempleo juvenil, ya sea a causa de la pérdida o la incorporación al mercado laboral desde situaciones de inactividad. A este panorama se le suma que las firmas, conscientes de esta alta competitividad en el mercado, aprovechan la situación para explotar al máximo su lógica de ganancia.

0004519907
Fuente: Diariopopular.com

Un ejemplo es el de M.J.U(23), estudiante de Cs de la  Comunicación y ex-empleada de un local de ropa, al cual se vio obligada a  renunciar porque la empresa se negó a darle los días de estudio que le correspondían por  convenio. “ Les mande un mail con un mes de anticipación, y me respondieron una semana antes de los finales. Querían que recupere las horas de estudio en mis días francos. En seguida les mande un mail con abogado”, concluyó la alumna de la UBA.   

Los autores del libro “Jóvenes excluidos y políticas fallidas de inserción laboral”; Agustín Salvia, Investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y  coordinador del Programa Cambio Estructural y Desigualdad Social en el Instituto Gino Germani y Ianina Tuñón, investigadora de la UCA, amplían la información diciendo: “(..) La actual cohorte de edad que transita la salida de la escuela media y la entrada al mercado laboral, constituye un segmento social fuertemente afectado por los cambios ocurridos en el sistema productivo, el mercado de trabajo y la crisis de las instituciones públicas y sociales que tradicionalmente mediatizaban sus mecanismos de integración a la vida adulta.”

Tuñon y Salvia creen que “ (..)desde el Estado se han desarrollado durante las últimas décadas acciones específicas en dirección a favorecer las condiciones de inserción educativa y ocupacional de los jóvenes.Sin embargo, a pesar de tales esfuerzos, los resultados han sido y siguen siendo parciales e insuficientes, cuando no contradictorios, en cuanto a poder revertir la crisis social y laboral que afecta de manera particular a los jóvenes.”

 

resume-management1

 Los intelectuales creen que el problema no es nuevo, sino que es inherente a la problemática social de los años `90 donde se sancionó la Ley Nacional de Empleo de 1991, siendo el empleo joven un tema central, que se complemento posteriormente con un conjunto de intervenciones que apuntaron a flexibilizar aún más las modalidades contractuales y a debilitar la organización sindical. I.M.L adscribe a estas palabras denunciando una complicidad entre el estado y las empresas, que permiten la existencia de estos llamados “contrato basura” que terminan por precarizar las relaciones laborales, afirmando u omitiendo las legislaciones existentes. Además, M.A (25), empleado de un supermercado, confirmó que siempre le recomendaron no participar del sindicato, ya que los que lo hacían terminaban siendo “marcados” y luego despedidos.

Anuncios